Skip to content

Da Capo

enero 13, 2012

Queridos lectores y lectoras. ¡He vuelto!

Para los que aún no lo sabían, después de una pausa de casi tres años en México he regresado a Italia. Y también, después de experimentar con un blog de imágenes (Antena) he decidido que extraño escribir. La verdad es que continuo a cuestionarme muchas situaciones de la vida cotidiana italiana, y me encantaría volver a compartirlas con ustedes.

No voy a intentar ser regular en mis posts, porque manejar dos blogs más el resto de mi vida no es fácil. Pero si se suscriben (con el botón arriba a su derecha) pueden estar seguros de no perderse ni un sólo post.

De todos modos ya sé la temática de mi próxima entrada, así que no tardaré en escribirla. Les doy una pista: salud.

También quería aprovechar para comentarles que un nuevo lector de mi blog mexicano (La Repatriada) me comentó que llegó a él puesto que lo encontró como referencia en Wikipedia. Inmediatamente fui a buscar “español mexicano” en esa página y efectivamente, hicieron una referencia a mi post de los diminutivos mexicanos. Debo de confesar que quizá exagero, pero me siento muy halagada.

Y con esto cierro mi primer post de esta nueva etapa. Empecemos de nuevo o, como se dice en italiano, da capo. Nos vemos pronto y ¡acuérdense de dejar sus comentarios!

Il Ritorno

octubre 20, 2009

Después de una larga ausencia debida a una mudanza transoceánica, la Extracomunitaria regresa bajo el nombre de Repatriada. Evidentemente no sólo regreso al mundo de los blogs, sino también a mi propio país.
La sensación de no-pertenencia y de ser extranjera sigue ahí. Cambia el idioma, las costumbres, la moneda, y es difícil sentirme en casa cuando ya no se conoce a nadie y al hablar todos se ríen de mis italianismos. Regreso a vivir esta ciudad en formas completamente experimentales e innovativas, compartiendo reflexiones sobre mi patria en esta dirección:

La Repatriada, ensayos de una extranjera en su propio país.

Espero no perderlos de vista.

Ancora

mayo 2, 2009

La Extracomunitaria, conmovida por todos los mensajes de apoyo literario, prepara una sorpresa.

No se alejen mucho, que pronto estará lista.

La Fine?

abril 19, 2009

Heme aquí. Después de un largo largo periodo sin escribir, he vuelto. Pero quizá sólo para despedirme.
Como muchos de ustedes sabrán – y muchos otros no tendrán ni idea – , he dejado de ser extracomunitaria. Entre la mudanza, las crisis de adaptación y el miedo de volver a escribir en este blog que sentía que no me pertenecía más, he dejado pasar demasiado tiempo.
Sin embargo, durante estos meses me he topado con tres personas (si: ¡tres!) que me han reclamado esta larga pausa. Personas que conozco poco o que normalmente son incapaces de adular a alguien me han animado a no dejar de escribir. He descubierto con inmensa alegría que muchas personas insospechadas leían mi blog secretamente, y me llené de ganas de seguir escribiendo.
Pero ¿cómo seguir escribiendo en La Extracomunitaria, sin poseer más esa identidad? He pensado en continuar este blog, o crear uno nuevo, desde el punto de vista de una persona re-patriada. Es decir, alguien que después de un largo exilio regresa a su país.
Me gustaría escuchar sus comentarios, sobre todo en lo que respecta al nombre.
A las personas que leen este blog secretamente les pido que de vez en cuando me dejen un comentario; saber que no sólo son las mismas cuatro personas me anima mucho a escribir más y mejor.
De verdad les agradezco mucho mucho el haberme seguido, y espero poder contagiarlos todavía con mi nuevos posts, mismos que empiezan a tomar forma.

Il Freddo

diciembre 13, 2008

 

Como en mi país no tenemos una diferencia marcada entre estaciones, el llegar a Europa fue una experiencia sensorial sorprendente para mi cuerpo.

Antes que nada: el frío. Nunca estás preparado para el frío y todo lo que conlleva. En México, cuando hacía mis maletas, todos me decían “llévate ropa abrigadora porque en Europa hace mucho frío, ¿eh?”, y en efecto yo llené mi maleta de ropa que mi mamá y mis tías donaron para la ocasión, regalándome horribles chaquetas, bufandas y guantes que ellas no podían usar en el tibio clima de la Ciudad de México.

Cuando llegó mi primer invierno europeo no tenía ni idea de cómo vestirme. Sin pensarlo mucho, supuse que tendría que ponerme muchas capas de ropa y rematar con una chamarrón, guantes, bufanda y sombrero. Así, iba a todos lados con medias bajo los pantalones, cuatro playeras/camisas/blusas una encima de la otra, dos suéteres, dos pares de calcetines en cada pie, una chamarra de plumas, un gorro de lana, bufanda y guantes.

Parecía uno de esos niños pequeños que las mamás arropan demasiado y tienen que caminar como robotitos. Además, como todas mis prendas habían sido donadas por tías, ninguna combinaba muy bien, sin hablar de su dudoso gusto.

Leer más…

La Extracomunitaria en Soitu

noviembre 13, 2008


Ya es oficial: desde hoy estaré escribiendo también para el periódico virtual Soitu.es
Si no lo conocen, dénse una vuelta. Es un proyecto del ex-director del periódico El Mundo, y acaba de ganar el premio al mejor diseño y a la innovación de los Online Journalism Awards.
Mi primer artículo se llama “El buen extracomunitario” y por lo que entendí, lo escogieron para salir en la portada, pero debo de confesar que aún estoy un poco perdida y no encuentro na’.
De todos modos seguiré posteando en mi modesto blog La Extracomunitaria, como siempre he hecho.

L’Educazione

octubre 30, 2008

Finalmente alguien se enoja. No sólo se queja apáticamente, como suelen hacer en Italia, sino que se enoja de verdad. Se enoja hasta el punto de reaccionar, de luchar y de gritar.
Después de tantas leyes absurdas, acciones racistas, comentarios vergonzosos y situación, en general, fatal, ¿qué fue lo que hizo que finalmente alguien se enojara y protestara?
Finalmente cruzaron la línea. Querían ver hasta dónde podían llegar, hasta podían estirar el menefreghismo (literalmente: valemadrismo) del italiano promedio.
La nueva ministro de educación en Italia es una joven abogada llamada Mariastella Gelmini, nacida en 1974. La señorita Gelmini decidió entrar por la puerta grande y propuso un cambio en el sistema de educación. Ella lo llama “reforma”; las personas apegadas a la educación la llaman “masacre”.
Leer más…
A %d blogueros les gusta esto: